Más que un deporte

marzo 6, 2007

Una lectora de esta web (una jugadora a quien Jose Juan Atorrasagasti enseño a amar este deporte), envío este fin de semana un articulo sobre un tema del que no tenía pensado aprovecharme, ya que la violencia es mala venga de dodne venga y donde se produzca. El asunto es la tan manida botella que lanzaron en el partido de futbol entre el Sevilla y el Betis.

Como digo no tenía pensado hablar de ello, pero el articulo que me envió me pareció interesante:

Después de los desafortunados incidentes ocurridos en la liga de fútbol española, dentro y fuera del campo, se hacen aún más importantes las palabras de Juanjo Vispe, cronista de rugby del diario AS. En su artículo del pasado domingo 25 sobre la especial jornada de Seis Naciones vivida ese sábado, Juanjo rescataba en sus líneas parte de la “filosofía” que intentamos rescatar del deporte. Esta filosofía no es algo inherente en el rugby sino que parte de una tradición mantenida durante décadas por jugadores y aficionados. En nuestra mano está seguir manteniéndola o bien, dejarnos caer en la vergüenza en la que los intereses económicos y la mediocridad social dejan caer a otros deportes.

Juanjo Vispe

Ayer el público que llenó Croke Park para recibir a los ingleses dio una lección de civismo. Con todos los antecedentes históricos que se habían recordado durante la semana, los irlandeses recibieron al equipo inglés con un gran respeto. El silencio que se creó previo a la interpretación del himno inglés fue sobrecogedor. Su respeto hacia los ingleses fue total y absoluto. Supieron respetar un símbolo de la cultura inglesa. Desde aquel domingo sangriento en 1920 (pincha en el enlace para saber más) cuando murieron 14 personas en este estadio han pasado ya 87 años, suficientes para curar aquella herida y para respetar al antiguo enemigo. Y miro esto con admiración y con envidia porque vivimos en un país en el que a mucha gente se le llena la boca hablando de paz y nadie muestra respeto por nadie.
En Dublín no habló ningún político.

girvan_dempsey3.jpg

Habló la gente con su silencio y nos dieron una lección de cómo debería ser una sociedad que aspira a conseguir la paz. Así podríamos convertir este país en una tierra mejor, en un país mejor, en una sociedad mejor. Por desgracia pienso que tardaremos muchos años en conseguir el civismo que se respiró ayer en Croke Park, pero espero que sean menos de 87 años y que yo lo pueda vivir. Y eses momento se vivió en previo de un partido de rugby. No es casualidad. Porque sólo el rugby es hoy por hoy, el deporte capaz de transmitir estos valores. Valores que deberían darse en otros deportes por los que vive tan apasionadamente España y de los que de momento desgraciadamente, carecen. Mirémonos en el espejo de los irlandeses y sigamos su ejemplo. Yo lo voy a hacer.

Anuncios

25 comentarios to “Más que un deporte”

  1. sapristi said

    Lo de aquel partido en Croke Park es algo más que tenemos para presumir. Un abrazo para el GRAN J Atorrasagasti.

  2. manuel said

    De acuerdo, pero me temo que en nuestras competiciones no seguimos el mismo patrón de comportamiento en ocasiones, sobre todo cuando hay rivalidad local, lo cual ya es triste.
    Ni los árbitros son tratados como se merecen, con respeto a sus decisiones y admiración por el duro papel que desempeñan.
    En el momento que lo consigamos es cuando podremos realmente presumir con los familiares y amigos. Mientras tanto, sólo podremos invitarlos a compartir el Seis Naciones por televisión.

  3. Meinhem said

    algo es algo, ya es más de lo que ofrece el futbol

  4. Karlos said

    Por desgracia, en este país presumimos demasiado de lo bien que se vive pero no nos damos cuenta, o no queremos, que carecemos de conciencia social y civismo. Parecemos una sociedad tribal, primero impera el yo, luego el círculo se va agrandando pero si no estás conmigo eres mi enemigo, aquí todo el mundo piensa en sí mismo y da igual los demás. Hasta este bello deporte se está “futbolizando” con los insultos al arbitro y al equipo contrario. Quizá soy demasiado pesimista pero viendo lo que hay no puedo pensar otra cosa.

  5. Flaperti said

    Yo me quedo con:

    “Esta filosofía no es algo inherente en el rugby sino que parte de una tradición mantenida durante décadas por jugadores y aficionados. EN NUESTRAS MANOS ESTÁ seguir manteniéndola o bien, dejarnos caer en la vergüenza en la que los intereses económicos y la mediocridad social dejan caer a otros deportes”

  6. J.J. said

    Todo empieza por abajo, es decir, por la educación.
    Si los cimientos ya están mal, el edificio se cae.
    Lo que sucedió en Sevilla está ya fuera del ámbito deportivo, es un fenómeno sociológico.
    No hay que tener muy buena vista para ver que nuestra sociedad va cada día a peor.

    Eso sí, lo de Croke Park, sin palabras. Y además, ganó Irlanda de paliza 🙂

  7. Manuel Cabo said

    Totalmente de acuerdo con J.J.

    Simple y llanamente es una cuestión de educación.

    Pero reconozco con bastante pena que mucho me temo que se van perdiendo poco a poco los valores tradicionales del deporte (y no sólo del rugby). Y no es un consuelo que a día de hoy parezca que nuestro deporte está algo mejor que otros en lo que a comportamiento de los aficionados se refiere. Pero se ve cada vez con mayor frecuencia que las aficiones han dejado algo aparcado aquello del respeto al rival y a las decisiones arbitrales. Pero bueno, será importante dar una buena imagen en la próxima Copa del Mundo. Por algo digo siempre que el rugby es más que un deporte. Siempre fue y debería seguir siendo una forma de vida.

  8. doctor pack said

    Coincido con todos, pero deberíamos dejar de mirarnos el ombligo, porque ni el botellazo de Sevilla califica a todos los aficionados del fútbol, ni el silencio de Croke Park ante el God save the Queen debe esconder algún comportamiento censurable en campos de rugby. Es bueno proclamar la filosofía de nuestro depore, como decía Vispe, pero tampoco creamos que todo el monte es orégano…

  9. Closer said

    Hagamoslo oregano… en nuestra manos está. Este es nuestro momento.

  10. David Suárez said

    Bien, este es un buen tema para debatir. Pongamos las cosas en su sitio. El botellazo fué obra de un expectador energúmeno, de los que abundan en todos los deportes, la clave es que no todos los deportes permiten un anonimato tan grande, entre tantos asistentes (anonimato que están rompiendo las cámaras de vigilancia, cada vez más abundantes). ¿Alguno de vosotros vió agresiones a paraguazos en canchas con una docena de padres como espectadores? Y paraguazos a chavales que estaban jugando. Yo lo ví, y no era fútbol. No es pues el fútbol, nuestra bestia negra. Podría pasar en el rugby, y de hecho pasó algo parecido en Argentina, creo recordar.
    ¿Solo pasa en España? ¿Como llamamos a lo que pasó en Italia hace poco? ¿Y a los desmanes de los Hooligans ingleses? Si, si ingleses de Inglaterra. Lo de Irlanda es otro tema, se llama cerrar heridas despues de muchos años de enfrentamiento, y tambien pasa en muchas otras actividades, es un fenómeno social y no deportivo, aunque suele escenificarse en los grandes actos de masas del siglo XXI, es decir en los expectáculos deportivos.
    ¿El rugby es especial? Podría ser (en otros lugares lo debatimos y yo no estoy de acuerdo, pero podría ser…) que el rugby educara a nuestros jóvenes (que nos hubiera educado a nosotros mismos) de forma distinta a la sociedad que nos rodea, podría ser, pero no es. Las continuas peleas en los campos, las pillerias más despreciables (si, si, son cosas de algún jugador desaprensivo, pero pasan). Lo que ya es demasiado es que pretendamos que, una actividad deportiva que practican unos señores en un campo de juego, tenga efectos reformadors sobre expectadores varios, atraidos por la rivalidad entre equipos, barrios, ciudades, etc. Dejemos esa labor a quien corresponde, políticos, jueces, policias, educadores, etc. y no nos metamos en camisa de once varas. Los ejemplos en contra serían abrumadores.
    ¿Como llamariais a los insultos racistas oidos en determinado campo de rugby, o a los acosos sufridos en ciertos campos vascos, a la llegada de equipos de otras comunidades? Pues son expectadores de rugby, al menos tanto como el del botellazo lo es del fútbol.
    Saludos.

  11. Arturo Soler said

    Hace unas semanas fui a ver el derbi de los segundos equipo de El Salvador y el CIC.
    Durante todo el encuentro la gente no paró de insultar a los jugadores, entrenadores y al arbrito, me llamó la atención que dos equipos con una profunda labor de cantera tuvieran las gradas repletas de chavales de sus categorias inferiores poniendo a parir a todo el que pasaba por alli.
    Espero que aparte de que sea un caso aislado y en la cantera de los equipos españoles sepamos trasmitir los valores tradicionales que han echo grande este deporte.

  12. zezena7 said

    Espero que el comentario no te siente mal David, pero que te gusta del rugby? desde que vengo lellendo tus comentarios, todo es contrario a lo que a la mayoria nos atrae del rugby, la excusa de realista no me vale, pues si nada te gusta porque sigues en ello, pues has sido jugador, entrenador y arbitro, me llama poderosamente la atencion, de verdad. Por cierto como yo soy del Pais Vasco y en otro cometario ya pusiste algo del mismo pelo, te dire que a mi me han insultado en numerosos campos por mi condicion de vasco a lo largo de toda España, eso si nunca me lo tome en serio porque hay que saber discernir las cosas y lo que te digan dos de quinientos no supone mucho, al menos para mi.

  13. David Suárez said

    Antes que nada, deseo contar un caso real, como ejemplo de la distinción de roles, entre el espectador de un acto y el deportista. Tengo un compañero que, me dicen y lo dice, que es un auténtico energúmeno en el campo, como espectador de fútbol. El mismo acepta que cualquier día tendrá algún disgusto por ello, pero no se puede contener. Lo curioso es que practica un deporte tan estructurado, tan cargado de “valores”, tan condicionado en el comportamiento hacia el respeto al rival, árbrito, maestro, etc., como el Kendo. La explicación ya digo que viene del distinto papel que juega mi compañero en cada lugar donde está. El uno, el de deportista, puede ser modificado por las propias reglas del deporte, el otro, el de espectador, es un problema social.
    Estaría bien que empezáramos a distinguir.
    Saludos.

  14. David Suárez said

    Contesto con sumo gusto, y sin ningún atisbo de malestar a Zezena7. En primer lugar, me disculpo por el ejemplo utilizado (no era más que un ejemplo). Lo usé, por seguir el hilo del racismo anterior, usando un debate surgido en un foro de un equipo dado (no viene al caso el nombre), en el que se usaron ambos ejemplos. Cámbiese vasco por lo que se quiera, que ejemplos “haber, hailos”.
    El problema basico del rugby, del que nacen la mayor parte de sus males, es ajeno al mismo, está en la base del choque religioso del que nace como tal (W. Ellis era estudiante de religión, y su acto de correr con el balón fué una protesta religiosa, anglicanos vs. católicos). Tambien ideológico, deporte de estudiantes ricos, pensado para la formación de élites, frente al fútbol, f. gaélico, rugby a XIII, etc. más propios del “populacho”.
    Lo que vengo diciendo es que los tiempos cambiaron, ¡hasta el golf intenta convertirse en deporte popular!. ¿Que mis puntos de vista chocan, convirtiendo críticas constructivas en apariencia de alegatos en contra? eso va con las características de todo proceso de reforma. Los creyentes suelen considerar enemigos a los reformadores.
    ¿Qué me gusta del rugby? La lista se me haría interminable. Es un deporte de carrera (no vivo sin correr), con lucha (otra opción deportiva que me apasiona), de equipo (imprescindible para quienes consideramos que la acción en común establece la superioridad de los animales sociales sobre los individualistas),… y además, educa a los jóvenes en las tareas futuras de la sociedad (como los demás deportes, ni más ni menos, porque para eso se codificaron como tales).
    Dichos los anteriores cantos laudatorios, y muchos más que me dejo en la cartera, elimino de la lista lo que no sea racional (mitología, valores que no se nombran, anglofília, conservadurismo, etc.) y a pesar de todo, aún me queda mucho.
    No confundas, Zezena7, el análisis racional de fortalezas vs. debilidades, con no sentir mi deporte, al menos tanto como tú lo sientes.
    Saludos.

  15. Esteagua said

    Creo que la chica tiene razón. Es importante la reflexión no para darse cuenta que la sociedad o el deporte tienen un problema, sino que de nosotros dependen rescatar la esencia deportiva aplicandola en este caso, a nuestro deporte: el rugby.

    Eduquemos a nuestras categorías inferiores no sólo en cómo se debe hacer una touche, sino en los principios también básicos de este deporte: respeto al árbitro, al equipo contrario, a los jugadores. Rescatemos el tercer tiempo y la colaboración entre clubes.

    La crítica mordaz de lo que hemos visto o dejado de ver es fácil… pero no tanto mirarnos a nosotros mismos y decir, como el tio del árticulo: yo voy a intentar cambiarlo.

    Contad con mi granito de arena

  16. zezena7 said

    Querido David, uno de mis problemas es que me gusta entender y de ahi es de donde nace mi pregunta, considero que si has sido capaz de dejar parte de tu tiempo en esto y lo sigues haciendo tienes que sentirlo, cada uno por sus razones, ni mejores ni peores. Otro rato te explicare mi posicion. Un saludo para todos.

  17. Meinhem said

    Gracias Zezena, doy fe que algunos más queriamos decir lo mismo a David, pero solo tu has conseguido encontrar las palabras exactas, sin que sean irrespetuosas.

    David, has dicho que los creyentes suelen ir en contra de los reformadores, y yo te digo que los reformadores suelen ir en contra de las creencias. Y para mi el rugby es una crencia, una fe y en lo que baso muchos aspectos de mi vida. Hay diferentes posturas, una, totalmente respetable es la tuya. Has venido afirmando que debemod cambiar el rugby, y algunas ideas aqui escritas han sido buenas. EÑE hablo de los pasivos, tu has comentado otras cosas tambien correctas, pero sigo diciendo que no podemos cambiar elementos fundamentales y basicos del juego. Si así fuera, al final todos hariamos nuestro rugby y tendriamos deportes que se parecen a el pero no tienen nada que ver. Ni todo es tan de color de rosa en el rugby, ni tan negro como lo ves, por muchas hitoria anglicana…

  18. EÑE said

    Estamos de acuerdo con que el rugby es un deporte con fallos. Como todo en esta vida, pero creo que si bien hay que cambiar algunas cosas, estas deben ser las menos, yo soy de los que quieren mantener la “pureza del rugby” su mistica bla bla bla (lo que todos sabemos)porque sinceramente es lo que a mi me engancha, y de las cosas que puedo responder cuando me dicen oh juegas al rugby! y os dais cabezazos? y cuantas veces os pegais!? y mira que sois brutos.
    Por eso creo que es mejor, en lugar de tanto cambio, reconocer los errores, fallos, debilidades del rugby y trabajar para solucionarlos, no coger lo negativo y cambiarlo porque en otros lugares funcione. No se pueden extrapolar cosas de un sitio a otro a la ligera, por eso repito, quedemonos como estamos, veamos nuestros fallos y una vez determinados ntentemos arreglarlos. No creo que los errores del rugby esten en el juego en sí, en si la mele es de una forma o de otra o la touch es de esta otra forma sino en como lo vendemos y como aprovechamos lo bueno que tiene y escondemos sus errores mientras intentamos borrarlos.

    Ahora a seguir opinando, que me teneis a mi enganchado a mi propio blog con charlas como estas. 🙂

    Vuelvo a recordar que todos los comentarios son bienvenidos si estan basados en el respeto

  19. Marcelo said

    David Suarez:
    Aunque tengamos quizas diferentes puntos de vista sobre temas varios; estoy de acuerdo con vos en tus comentarios.
    A veces el que mas critica, no necesariamente es el que menos ama.
    Tu primer comentario me parecio brillante.
    Desde Bs. As. Argentina, los saluda a todos con un abrazo,
    Marcelo.

  20. Marcelo said

    EÑE:
    Ahora aque te agarro en el medio de los comentarios, me permito decirte:
    Que me mentiste como a una dulce quinceañera, cuando me dijiste que preparaste un post sobre la pagina de rugbytactics.com que te mande.

    David Suarez:
    Me gustaria saber tu opinion sobre la misma, y la de todos auqellos que la puedan haber visitado.

    PIDO PERDON SEÑORES, por haber hecho un bache en medio de la muy interesante discusion que estan sosteniendo.
    Desde Bs. As. Argentina, los saluda con un abrazo a todos, menos a EÑE,
    Marcelo 🙂 🙂 🙂

  21. EÑE said

    Jaja, calma Marcelo, tengo post publicados desde hace semanas, y salvo entrevistas o temas interesantes (que desgraciadamente cada vez encuantro menos) tengo publicados en estricto orden de llegada los post. Pero ante este ataque vil por tu parte 😛 lo adelanto a este VIERNES. Mañana tengo un post relacionado con el de hoy, y el jueves una entrevista con cierto jugador, ahora en Francia, paisano tuyo, y que jugo en España, por aqui guardamos un gran recuerdo suyo.

  22. David Suárez said

    Estimados amigos:
    Escribo esto a caballo entre atender a unos pocos chavales que creen que les puedo enseñar algo de rugby (ilusos ellos) y el trabajo personal, y lo hago mientras veo el partido del Barça. ¿Es este el espectáculo que tanto denostamos? ¿Se nos olvida que, fútbol, rugby, balonmano, etc. son hijos de un mismo juego primitivo? Es la evolución del juego lo que los cambió, dando a cada uno su idiosincrasia, y sin embargo, todos ellos exploran formas más atractivas, depuran errores, etc. Pero esos cambios no los hacen cuatro iluminados, tienen distintos sistemas de aplicación, lo que es común es la manifestación libre de opiniones discrepantes o no, que son las que empujan los cambios, que al final les compete a los directivos de la “cosa”, en nuestro caso a la IRB.
    Ya he puesto otras veces el ejemplo del fútbol sala, ninguneado por los organismos oficiales, hasta que demostró su carácter de espectáculo y deporte viable, entonces se pasó a controlarlo, lo cual ha sido todo un éxito por parte de la FIFA.
    En nuestro caso, hay una variedad (si, el rugby tambien tiene variedades, y esa diversidad está todavía por reconocer y potenciar) que está creciendo exponencialmente, como espectáculo y como práctica, que es el seven. Me declaro un partidario irredento del mismo, y solo espero a que alguien se decida a convertirlo en un juego viable, en el rugby olímpico, con más tiempo de juego, lo que requiere una reducción del campo. ¿Por cierto, porqué la IRB se desvía de la línea de inclusión en los JJ.OO.? ¿Vamos a seguir cayendo en el error de despreciar el mayor escaparate del deporte?
    Saludos.

  23. David Suárez said

    Marcelo, fantástico la página de tácticas, aunque creo haberlo dicho ya en otro escrito. De hecho, las estoy analizando de cara a incorporarlas a las prácticas (lógicamente algunas ya figuraban en el arsenal personal)
    Repito las gracias por haberlas puesto y otro día, cuando Ñ nos dé la orden, hablaremos de ello más a fondo.
    Saludos.

  24. Manuel Cabo said

    En primer lugar, volver a felicitar una vez más a todos los participantes de este foro. Todas las opiniones son enriquecedoras aunque los puntos de vista puedan ser distintos.

    A mí me gustaría decir un par de cosas:

    1º. Creo ver que todos los aquí presentes amamos este deporte y seguramente todos preferimos algún aspecto sobre otro.

    2º. A mí personalmente, me atrae mucho todo ese “mundillo” de los valores, la historia etc… Está claro que los tiempos cambian y los deportes evolucionan. Pero ojo, el Rugby es lo que es gracias también a esos valores, esa historia y esas tradiciones.

    3º. Es probable que sea necesario cambiar algunos aspectos pero siempre teniendo en cuenta que el Rugby es como es. Se pueden cambiar cosas puntuales pero no la esencia, porque sino estaríamos hablando de otro deporte.

    y por último lo que está claro es que hay que trabajar en la línea de erradicar los errores que se pueden cometer, los fallos de nuestro deporte. Pero teniendo en cuenta que al mismo tiempo hay que potenciar sus virtudes, que también las tiene y muchas.

  25. David Suárez said

    Exacto, Manuel Calvo, pongámonos de acuerdo en la esencia del rugby como deporte. Para mí físicamente consiste en una mezcla de carreras (básicamente de velocidad o pequeño recorrido) y lucha, individual y colectiva, a la disputa del balón. Desde un punto de vista estratégico, consiste en conseguir mantener la posesión del balón, por parte del equipo, para llevarlo al objetivo. Esas son las esencias del rugby como deporte, según mi criterio (aunque seguro que se me olvida algo).
    Lo otro, los valores, son atribuibles en mayor o menor medida a casi todos los deportes, especialmente a los juegos deportivos. Es el punto de vista que vengo manteniendo.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: