LA COMPETENCIA CON UNO MISMO

febrero 1, 2007

No sonmetros, nos envió un correo con una serie de artículos muy interesantes acerca de algunso aspectos importantes del juego, algunos ya los cnocereis, pero sobre todo para los que empiezan, tanto jugadores como entrenadores, son palabras a tener en cuenta.

La batalla fundamental

Los atletas más destacados del mundo están casi universalmente de acuerdo en
un punto: su más destacado rival será uno mismo.
Hasta que pueda conquistarse a usted mismo existe poco que pueda hacer
contra un oponente. El obstáculo más grande entre el jugador y su meta es:
“Usted”. Una vez que haya aprendido a controlarse, la competencia con el
mundo externo o con su real oponente será fácil. La experiencia muestra que
para rendir con su mejor nivel debe concentrarse al máximo en su
rendimiento. Concentrarse solamente en ganar y eventualmente reiteradas
derrotas en la competencia externa llevan frecuentemente a una parálisis de
rendimiento. Ello conduce rápidamente a la ansiedad y la mala concentración.

En esencia concentrarse es “realizar las cosas de la mejor manera que
pueda”, y en consecuencia “ganar la lucha contra uno mismo”. Esta es la
forma de ganar el partido contra usted mismo.

Si puede contestar afirmativamente a cada uno de los tres próximos
enunciados al finalizar de entrenar o jugar, habrá ganado la competencia más
importante:

1. Di mi mayor esfuerzo en cada momento; di el 100%.-
2. Mantuve una actitud predominantemente positiva, sana y optimista conmigo
mismo.-
3. Acepté toda la responsabilidad por lo que hice y lo que no hice (no culpé
a al equipo, a compañeros, a contrarios tramposos, árbitros o a cualquier
otra cosa).-

Ganar la competencia contra usted mismo es un trabajo duro: es el máximo
desafío. Debe entender, sin embargo, que puede tener éxito todos los días.
Es así, precisamente, como se construye el éxito más satisfactorio y pleno
de todos: La conquista de sí mismo. Saldrá victorioso contra sus oponentes
con más frecuencia de lo que hubiera logrado solo con sus talentos y
habilidades físicas cuando gana consistentemente la competencia interior.

Una fórmula para el éxito

La siguiente fórmula de cuatro pasos es el resultante de entrevistas y
discusiones llevadas a cabo durante un período de casi diez años con atletas
del más alto rendimiento. Los puntos aquí presentados tomarán un mayor
sentido para usted a medida que progrese el entrenamiento.

1. Autodisciplina – Todo lo valioso comienza en ese nivel.- Sencillamente
quiere decir que se debe hacer lo que sea y hacer cualquier sacrificio
necesario para lograr cumplir con la tarea de la mejor manera que usted
conozca.-
2. Autocontrol – La autodisciplina lleva directamente al autocontrol.- En la
medida en que se discipline, usted experimenta un aumento constante de
autocontrol de lo que hace, lo que piensa, y de cómo reacciona.- Sin
autocontrol, llegar a ser lo mejor que usted pueda como atleta es sólo una
fantasía.-
3. Autoconfianza – El autocontrol lleva directamente a la confianza en sí
mismo.- Sin esto no puede ir a ningún lado.- La confianza, esa
indestructible creencia en sí mismo, proviene de saber que usted tiene el
control.-
4. Autorrealización – La autorrealización es sencillamente desarrollar lo
mejor que usted pueda la manifestación de su talento y habilidad como
atleta.- Es la realización y el éxtasis del deporte.- La autorrealización
surge directamente de la confianza.-

Una vez que usted crea en usted mismo y se sienta pleno consigo mismo, está
abriendo puertas para su potencial total.

Dese más tiempo para pensar en ésta sencilla fórmula; piense que tiene que
ver con usted dentro de su rama del deporte y fuera de ella.

“El éxito es la paz mental, resultado directo de la satisfacción de saber
que usted hizo lo mejor que pudo para llegar a ser lo mejor que es capaz de
ser” (John Wooden).

Anuncios

8 comentarios to “LA COMPETENCIA CON UNO MISMO”

  1. Meinhem said

    Está claro que si no eres fuerte mentalmente no tienes nada que hacer. En odos los deportes pasa esto, e incluso en otros aspectos de la vida, pero en el rugby es aun más importante, tus malas decisiones pueden afectan a 14 tios mas, y jugando contra tios de 100 kilos, puede ser peligroso 😀

  2. Gavin Henson said

    Buena frase final, me la apunto.

  3. David Suárez said

    Pues yo no estoy de acuerdo. El éxito es la victoria, lo demás son formas de suavizar el fracaso, es decir, la derrota. Entiéndase por victoria el alcanzar el objetivo previo, que si hablamos de deportes de competencia entre equipos es ganar el partido (aunque, a veces, el objetivo previo es empatarlo o ser derrotados por la mínima y, si se alcanza, tambien es victoria).
    Saludos.

  4. marcelo nieto said

    Buenisimo el material yo como ex jugador tuve muchas veces que tomar desiciones en esta area,el vencerme a mi mismo resulto fundamental para la total entrega en el juego,cambiando el tema en mayo confirmado viajo a BUENOS AIRES a ver PUMAS-IRLANDA con motivo de la fase de preparacion de ambas potencias-saludos

  5. EÑE said

    No creo queesa sea la mejor filosofia para enseñar a un jugador en periodo de formación. Sino estamos provocando que se busque la victoria por encima de todo.

    Logicamente todos queremos ganar, seria hipócrita decir otra cosa, pero dejemos eso a los jugadores mas tayuditos, como decía, estos documentos vienen muy bien para aquellos que están empezando

  6. David Suárez said

    Mi discrepancia es con la frase final. Y sigo pensando que el objetivo es la victoria (es decir, alcanzar lo previsto antes del partido). Es tarea del entorno del jugador (entrenador, árbitro, compañeros más experimentados, etc.) introducirle en el cómo lograr esa victoria. Lo deseable es que se haga con un escrupuloso respeto a las normas de juego. Pero la picaresca está siempre presente en los humanos.
    Por cierto, un ejemplo para quienes hablan tanto de los “valores” que transmite el rugby. Todos nos hemos encontrado con equipos buscalíos, que suplen sus carencias deportivas con violencia gratuita. Pues bien, en un partido del que no doy más pistas (a mi me lo contó alguien que estaba viendo el partido por casualidad, no sé si volverá a ver otro), un jugador fuera del campo (que aparentemente tenía más funciones que jugador suplente, podría ser llevar agua) gritaba a los suyos, llamando la atención de ciertos lances del juego, y de un jugador rival en concreto. Al jugador vociferante, le tocó entrar a jugar, y lo primero que hizo, en cuanto tuvo ocasión, fué propinar una soberana patada al jugador señalado. Eso sí, acto seguido se disculpó diciendo que no había pretendido hacer daño ¿?.
    No quiero comentar el caso, solo añado que, es tarea de los organismos de control y del árbitro cortar todo asomo de violencia en los campos. Acabar con agresiones que se repiten una y otra vez, aunque luego, cínicamente, digamos que nos disculpamos. Me he salido del tema, pero tenía ganas de trasmitiros lo que pueda tener de enseñanza el suceso.
    Saludos.

  7. Mentxu said

    David Suárez… no creo que el objetivo deba ser nunca ganar… ganar es una circunstacia ajena a nuestro control. Debemos ponernos metas que podamos cumplir o se creara sensación de falsa responsabilidad, impotencia…

    El objetivo debe ser diferente cada partido. Diferente, realizable y compartido.

  8. william said

    muchas gracia por darme estos consejos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s